lunes, 6 de abril de 2015

EL DIABLO DE LOS NÚMEROS

                                                  EL   DIABLO    DE    LOS NÚMEROS

                            CAPÍTULO_1                                                        LA PRIMERA NOCHE
Esto es un niño que se llamaba Robert que estaba arto de soñar que un pez gigantesco se lo comía o que se deslizaba por un tobogán interminable. Cuando ansiaba algo se levantaba de la cama sonámbulo y iba a por él.
Robert aprendió a no tener miedo con los sueños y a no levantarse de la cama dormido.
Robert esta vez se despertó en una pradera y vió a un señor viejo y bajito. Robert le pregunta que quien era y el señor le dice que es el diablo de los números y Robert no se lo cree. El diablo de los números se sienta al lado de él. Robert le dijo que no le molestara y el diablo de los números da un salto y crece de golpe. El diablo de os números le dice que para las matemáticas solo hace falta el número uno y le enseña a sumar, multiplicar, dividir, restar y a hacer fraciones con el uno. Robert no lo entendía y el diablo de los números se inchó y explotó.

                        CAPÍTULO_2                                                            LA SEGUNDA NOCHE               En la segunda noche Robert despertó en un sueño, en una cucaña la bajó y se encontró al diablo en un bosque lleno de unos.
Un montón de doses, treses, cuatros, cincos, seises, sietes, ochos y nueves se pusieron a volar delante de él. El diablo sopló a los números y se fueron. El estaba sentado en una seta y le dijo a Robert que se sentara con él y este se sentó.
Robert le dijo que el cero no servía para nada porque los romanos no lo usaban.
Entonces empezaron a hacer cuentas con cero. Luego las potencias y Robert le dijo que parase pero el diablo siguió. le dió un cola-cao para que cogiera fuerzas y se despertó.    
                      CAPÍTULO_3                                                           LA TERCERA NOCHE
Robert estaba deseando dormirse para soñar con el diablo porque le empezaban a atraer las matemáticas. El diablo de los números llamó a Robert, estaban en una cueva y el diablo le dijo que hoy ivan a dividir, pero a Robert no le gustaban las dividiones, la mayoría tienen resto, Robert dijo que eran muy dificil menos el dos y el tres.
El diablo le dijo que era lo mismo que las multiplicaciones pero al revés. Robert le dijo que era una chorrada y el diablo le dijo no tienes ni idea, Robert pidió perdón.
Empezaron a hacer cuentas con los números primarios y con sus multiplos. El diablo de los números se fue y Robert se despertó.

                     CAPITULO_4                                                       LA CUARTA NOCHE
Robert se despertó en el mar.
El diablo le preguntó si tenía la calculadora y el le dijo que no se la podía llevar a los sueños, entonces elevó el bastón lo agitó y apareció una calculadora tan grande como una cama.
El diablo le dijo que dibidiera y hicieron dibisiones y números quebrados.
Ahora multiplicaron y Robert no quería a si que el diablo hizo aparecer una serpiente de números y hasta que Robert quiso hacerlas.
Con tanta información Robert se quedó dormido.

                   CAPÍTULO_5                                                          LA QUINTA NOCHE 
Gracias al diablo de los números Robert no volovió a tener pasadillas, y le dijo a su  madre que no iba a soñar nunca más.
A ella le parecía bien porque así iría más despierto a clase y sacaría mejores notas, pero sí soñó, se despertó en un desierto y en una palmera estaba el diablo, este le dijo que subiera y Robert subió. Sacó una navaja, rajó un coco y se bebió el zumo porque estaba sediento.
El diablo le dijo que tirara cocos al suelo, se formó un punto y triángulos cada vez más grandes, le enseñó a hacer todo tipo de cálculos con elllos y lo mismo con cuadrados. 
Más tarde el niño se tiró al agua llena de números y se despertó.

                CAPITULO_6                                                            LA SEXTA NOCHE
El diablo estaba sentado en una silla plegable en un campo de patatas.
Del mundo mundo que venia él era uno de los menos importantes, tenía un amigo que murió hace tiempo que creó su propio listado de números infinitos llamado Bonatschi.
los números de Bonatschi se formaban de los dos últimos números empezando por uno mas uno, que es igual a dos.
Creó asta su propia canción de ópera y el diablo la empezo a cantar, pero como así Robert no la iba a aprender, sacó el bastón y de él un pergamino en el que estaba escrita la canción.
Robert dijo que para que sevían estos números a lo que el diablo le contestó que para todo.
Dos liebres se acercaron y le dijeron a Robert que cada cinco minútos en ese campo de patatas era un mes y que cada mes si eras una liebre blanca pequeña  te volvías marrón y cada dos meses tenían crías.
Las liebres se lo demostraron asta que Robert se artó.
Estas desaparecieron y el diablo le preguntó que si eso le recordaba a algo y Robert le dijo que a los números de Bonatschi y sonó el despertador.

                 CAPÍTULO_7                                                           LA SÉPTIMA NOCHE 
La madre de Robert estaba preocupada porque Robert ya no jugaba al fútbol con sus amigos y estaba todo el día con las matemáticas.
La madre de Robert le dijo que fuera a jugar a la calle y este lo hizo, sus amigos le preguntaron si quería jugar, este dijo que no y se fue para casa.
Nada más dormirse apareció el diablo y lo llevo a una casa formada por cubos blancos, entraron en una de sus habitaciones. robert formo con cubos blancos una pirámide y estos se iluminaban y con loss que se iluminaban hacian cuentas, hicieron cuentas asta que se quedaron dormidos
.
                CAPÍTULO_8                                                               LA OCTAVA NOCHE
Esta vez Robert estaba en su clase con sus compañeros y de repente entró el diablo de los números como sustituto del profesor, Bockel.
Dos compañeros de Robert se estaban peleando para sentarse en un sitio, el diablo le dijo a Robert que escribiera todas las formas en las que se podían sentar. De repente entra otra alumna y el diablo le dice a Robert que lo vuelva a hacer con la nueva alumna.
Luego llegaron los siete que quedaban, pero Robert no quería hacer más cuentas y el diablo los mandó para casa.
El patio estaba muy sucio y el diablo lo vio y les dijo que lo tenían que recoger algún día.
Luego hicieron los números que hicieron con los cocos, los números triangulares.
El diablo de los números se fue y el señor Bockel entró en clase.

               CAPÍTULO_9                                                                       LA NOVENA NOCHE
Este día Robert tenía fiebre, había cogido la gripe.
El diablo apareció al lado de la cama de Robert, el diablo abrió la puerta y entraron en la habitación, el diablo dijo en orden y se pusieron todos en fila menos el cero que estaba debajo de la cama porque tenía fiebre.
Luego con los números los pusieron de todas las formas que habían aprendido.
Robert se despertó y su madre le dijo que ya no tenía la gripe.

                   CAPÍTULO_1O                                                            LA DÉCIMA NOCHE
Robert esta vez está en el medio de la nieve, sentado en una mochila y el diablo no aparecía hasta que de repente Robert estaba en una habtación sentado en una silla y delante tenía un ordenar.
El diablo estaba a su lado y le dijo que encendiera el ordenador y Robert lo encendió.
En el ordenador hicieron números quebrados y más tipos de cuentas.

                   CAPÍTULO_11                                                                LA UNDÉCIMA NOCHE
Robert estaba corriendo por las calles de la ciudad porque su profesor, Bockel le estaba persiguiendo y de repente aparecieron un montón de profesores iguales, el diablo estaba en un ascensor y le dijo que fuera y Robert fue hacia el.
Subieron en el ascensor y estaban en un río lleno de piedras y animales y el diablo dijo que solo pisara las piedras, el lo hizo y llegó a una sala  en al que él y el diablo calcularon las aristas y la base de prismas, pirámides y triángulos.

                   CAPÍTULO_12                                                                LA DUODÉCIMA NOCHE
Robert no había vuelto a soñar con el diablo y ya lo hechaba de menos.
una noche el diablo llamó a la puerta y le dijo a Robert que era la noche final y que se ivan a cenar al infierno de los números,con gente de todo el mundo que eran los grandes de las matemáticas.
La gente iba con cocos, recordando los números triangulares, y con liebres recordando los números de Bonatschi.
Robert se quedo solo en la cena y empezó a hacer cuentas y ahí encontró la belleza en las matemáticas.          




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada